La Casa de la Villa – Hace tiempo que me contaron la historia de un profesor que tuve a principios de carrera. Se trataba de una persona un tanto amanerada del que corrían diferentes rumores. Hasta que un día me explicaron que ese comportamiento amanerado no venía dado por que fuera “gayer”, ya que tenía mujer e hijos, sino porque regentaba un cabaré en el paralelo, y el era el anfitrión.