No estás solo – Lo dicho anteriormente, siempre se acaba de alguna forma totalmente inesperada. A veces acompañado, a veces solo, a veces en un hospital mientras Ziritrión hace ejercicio delante de un párquing, y a veces con una mano rota. Este fue el caso del SysOp, Mr. Blonde, que después de la Farra se despertó en su casa con una mano rota.