Gastronomía – Para aquellos que no tenemos dinero es usual traerse el Tupperware a la FIB para comer. Cada mediodía la Plaça de la FIB y la Plaça del Mig se llena de gente acarreando bolsas con comida y bebida, al igual que las salas de microondas, que a las dos en punto se saturan de gente intentando calentar sus carmañolas.