Bunker (Parte 2) – El bunker era un lugar curioso, donde no abundaban los detalles o cualquier elemento salvo mesas y sillas. Por entonces no había enchufes para los portátiles, puesto que entonces la gente no acostumbraba a tener portátil, y si lo tenía no lo sacaba de casa (al contrario de ahora, la gente no iba con portátiles por la calle o por las aulas). Entonces tampoco había Eduroam ni WiFis, ya que la WiFi todavía era algo novedoso, y los portátiles no llevaban incorporados receptores de WiFi. Si tu intención era conectarte a internet, en lugar de portátil te ibas a las peceras del A5.