El Clúster (Parte 2) – ¡Hola! Estoy de vuelta por casa en Barcelona, y tengo la última tira de JRS que preparé antes de hacer la maleta.

Historias de Casal: El famoso “Come-Cheetos” del Casal se agenció unas 10 máquinas (eso son 4 veces 2.5 máquinas, y eso es terrible…) de las que repartió la delegación, y se montó un clúster para su asociación (de la que era el único integrante). Se rumorea que escondía pornografía, pero no a niveles de sofisticación como hacían los de la asociación de Linux-UPC. Eso sí, hacía saltar la fase eléctrica cada vez que encendía el clúster.