Vendiendo l’Oasi – ¡Hola a todos! Otra vez estamos por aquí.

Cuando montábamos la parada de ventas de l’Oasi, plantábamos una mesa en medio de la plaza con pilas de revistas, y recorríamos el campus montados en un carrito del Ikea gritando que la revista ya estaba a la venta. También nos plantábamos delante de las aulas con PCs, y vendíamos en los descansos aprovechando que los alumnos venían a consultar sus horarios y noticias (para entonces no teníamos “smartphones”).