En la salida – Conocí una vez a un tipo que tenía alergia a las salidas de examen. Es decir, no le gustaba comparar las respuestas con la escusa de “seguro que me ha salido todo mal” (y después aprovaba, sobretodo si eran examenes de memorizar cosas). Reconocereis a este tipo de gente porque van rondando nerviosos entre la gente durante los últimos 5 minutos de examen, vagando y cambiando de rumbo de forma neurótica cada vez que se acercan a alguien que comenta alguna de las respuestas. ¡Cazadlos por sorpresa revelando los resultados de cada una de forma presta sin que tengan tiempo de alejarse de vosotros!