Fama – Normalmente, los informáticos, tenemos una fama un tanto extraña, en ocasiones un tanto merecida. ¿Que sería de los informáticos sin ese estereotipo que nos acompaña siempre, que evita que las tías nos vean como personas normales, pero a la vez nos permite responder a cualquier pregunta con paridas y que la gente se crea que hablamos en serio? Salvo, claro, que se tenga “el furor”. En tal caso se pueden hacer las dos cosas, y mas que se pongan.