Comunicación – Nunca he sido de los que pedían chivatazos en medio de un examen, ni tampoco me fiaba de lo que escribían los otros en sus hojas de respuesta. Cada vez que no sabía algo y miraba las respuestas del de al lado, siempre me daba cuenta que este lo tenía mal, y se me ocurría la respuesta correcta. Si vosotros sois de esos a los que les gusta “asegurarse” de la respuesta correcta, comprobad antes que quien tengais al lado no sea un patán o un tipo con excesiva imaginación.