Una ducha caliente – Ésta entrega ha sido estupendamente censurada gracias al conveniente vaho surgido de las duchas, para tapar las partes pudientes de los protagonistas, protegiendo así a las jóvenes criaturas videntes.